Una vez más, la memoria de los santafesinos, quedará grabada por la nefasta acción de un gobierno ante una inundación.
El barrio La Vuelta del Paraguayo es uno de los tantos fragmentos de la periferia de la ciudad signada por la “exclusión urbana”. Los efectos de las políticas de corte neoliberal han hecho que padezca la falta de servicios urbanos y de condiciones dignas de habitabilidad.
Hoy este territorio se encuentra afectado por la crecida de las aguas del Río Paraná. Ante esta situación, el accionar de los gobernantes de turno sigue siendo fiel a la lógica capitalista que no tiene en cuenta y a su vez perjudica la identidad y la realidad de los sectores sociales más desposeídos.
La respuesta negativa por parte del municipio a los pedidos de los vecinos autoconvocados y la soberbia postura de los “representantes” de pretender imponer un “plan de contingencia” que no contempla la singularidad y sus reales necesidades, demuestran que la desidia y la negligencia ante el riesgo hídrico y la vulnerabilidad social continúan impresas en la agenda política.
“Florece Santa Fe”,
                 “Florece tu ciudad”

                                   “Florece” ¿Para quién?

El plan del gobierno
Ante la inminencia de la inundación, el gobierno de la ciudad de Santa Fe diseña un plan de contingencia en el cual no se contemplan las consideraciones de los vecinos del barrio La Vuelta del Paraguayo. El plan elaborado consiste, a grandes rasgos, en el traslado de los vecinos afectados por la crecida del Paraná a las instalaciones del ex GADA, ubicadas General Paz y French, barrio Guadalupe. En el diseño de dicho plan, no es tenido en cuenta el hecho de que, históricamente, en períodos de crecidas, los vecinos se han autoevacuado a la vera de la ruta 168, lugar que en la actualidad forma parte del “proyecto de relocalización de los boliches” de la zona recoleta.
Asambleas barriales en La Vuelta del Paraguayo
Por su parte, a raíz de la situación de la crecida del río Paraná, los vecinos del barrio La Vuelta del Paraguayo se reunieron en asamblea para tomar las decisiones necesarias.
En la primer asamblea, realizada el día sábado 31 de octubre,  los vecinos tomaron la decisión unánime de trasladarse, como habitualmente lo han hecho, a la vera de la ruta 168, a pesar del plan de contingencia del gobierno y de las dudas acerca de si tal terreno, que suelen utilizar para autoevacuarse, podrá ser utilizado, considerando el proyecto de “relocalización de los boliches nocturnos”.
La decisión del traslado está fundamentada en el hecho de que sólo desde allí pueden vigilar sus hogares y continuar  con sus actividades cotidianas (por ejemplo la pesca, con la cual se sustentan muchas de las familias del barrio).
Como resultado de la asamblea, se eleva una nota en la cual se exige:
  • Autorización para instalarse a la vera de la ruta 168
  • Realización de obras de infraestructura que garanticen  la seguridad de los vecinos ante futuras crecidas del río
  • La toma en cuenta de la opinión de los vecinos en relación al proyecto de relocalización de los boliches nocturnos, que los afecta de igual modo que a los vecinos de la Recoleta. 
En respuesta de la nota, la municipalidad de Santa Fe convoca a una reunión con los vecinos, la cual se realiza el día Miércoles  4 de noviembre, luego de diversas modificaciones de horario y fecha prevista que tienen como consecuencia que muchos de los vecinos no se enteraran.
A dicha reunión asistieron: Laura Birri (Coordinadora del Distrito de la Costa); Mariano Cejas (Responsable del Programa de Descentralización y Gestión Territorial) y cincuenta vecinos de La Vuelta del Paraguayo, quienes expresaron todo lo tratado en la primer asamblea, a lo cual los funcionarios respondieron: presentando en primera instancia su plan de contingencia, y asegurando luego que no habría represión en caso de la instalación a la vera de la ruta 168, y que los vecinos serán tomados en cuenta en la planificación del proyecto de relocalización de los boliches. 
Sin embargo, estas promesas quedaron sólo en palabras, ya que los funcionarios se negaron al pedido de los vecinos de firmar un acta compromiso al respecto. Por su parte, informaron que habría una tercer asamblea en donde traerían respuestas de sus superiores.
Posteriormente, el viernes 6 de noviembre, se realiza la tercer asamblea, a la cual asisten  los vecinos, medios  de comunicación y siete representantes de la municipalidad, quienes volvieron a insistir en el plan que incluía la evacuación al GADA, no garantizando la ausencia de inconvenientes en el caso del traslado a la vera de la ruta 168, ignorando lo acordado en la asamblea anterior.   
El gobierno frente a la inundación
En las primeras horas de la mañana del sábado 21 de noviembre, cuando llegan los primeros evacuados, los funcionarios municipales se hacen presentes en el lugar con el fin de impedir la construcción de las viviendas transitorias. Sin embargo, dada la insistencia de los que buscaban instalarse en el lugar y gracias al peso de  alrededor de cincuenta de vecinos que aún no se habían trasladado  que se acercaron a solidarizarse, el gobierno autorizó lo exigido.
Pero este acuerdo tampoco fue respetado, ya que alrededor de las 14:30 hs, arribó al lugar el intendente de Santa Fe, Mario Barletta, junto a varios funcionarios municipales.
El objetivo de la visita fue el de asegurarse que la gente no se instalara en los terrenos que generalmente son utilizados como estacionamiento de los boliches del lugar; lo cual implicaba la instalación de las viviendas en lugares menos propicios, por ser susceptibles de inundarse en caso de lluvia.
Ante la insistencia de los vecinos, la municipalidad aceptó que los vecinos que ya se habían asentado permanecieran en el lugar, delimitando claramente, para los que aún no se han trasladado, un lugar que no interfiera con el destinado al estacionamiento del boliche.
Lo que llama la atención es la eficiencia que tuvo el gobierno en la instalación del alambrado que separará el espacio destinado a los autos,  del de las viviendas provisorias que por emergencia “ponen en riesgo” el negocio de los empresarios de la noche. Más de 20 personas trabajando para garantizar el buen funcionamiento del negocio de unos pocos y remarcar la separación de dos realidades sociales muy distintas presentes en la ciudad. El municipio invierte así en brindar sensación de seguridad a quienes van en auto a bailar, y no en asegurar las condiciones mínimas de vivienda a los que por la inundación tuvieron que mudarse. Las prioridades son las prioridades… El gobierno no garantiza ningún servicio (ni luz, ni agua, ni sanitarios) ni los materiales necesarios para la construcción de las casas.

Repetimos, las prioridades son las prioridades.

Leave a Reply

Your email address will not be published.