¡Felices lxs que luchamos por nuestros sueños!

¡Felices lxs que luchamos por nuestros sueños!

Un año pasó de aquel 31 histórico, cuando con el Bachillerato Popular de la Vuelta del Paraguayo levantamos la consigna en las puertas del Ministerio de Educación de que “saber no puede ser lujo”. Desafiando nuestros propios límites en el proyecto político pedagógico que venimos construyendo desde Proyecto Revuelta.

La campaña que arrancó con la consigna “queremos los títulos” nos concientizó sobre la capacidad transformadora de nuestras acciones, visibilizó a todxs lxs que somos tratando de transformar la realidad, todxs lxs que estamos moviendo la rueda para que el mundo sea más justo e igualitario.

En aquel momento los carteles rojos con la consigna estaban por todos lados, y por tantas manos, de compañerxs, en casas, en gremios docentes, en escuelas, en institutos, en universidades y en Bachilleratos Populares.

Tuvimos tantas entrevistas en los medios como reuniones con los funcionarios del ministerio, tantas estrategias como miedos, tanta logística como tambores. Con todo eso llegamos a pensar aquel día. El camino burocrático se había cortado, la respuesta era patear la pelota. Así salimos a la calle, a mostrar que este Bachillerato se construye desde abajo y entre todxs, que el conocimiento se produce también desde el territorio; salimos a la calle y nos encontramos con las organizaciones hermanas, con la comunidad santafesina, con las Escuelas de Gestión Social de Rosario (ETICA y Bachillerato Popular Tablada).

Como hormigas organizadas arrancamos desde el barrio, en cole, trafic y en bici. Llegamos al parque del encuentro, a una cuadra del Ministerio de Educación.

Llegaron los medios, nos pusimos a hablar, empezaron los comunicados, continuaba el registro de lo que iba aconteciendo, el tiempo corría y abajo esperábamos noticias de arriba, de las compañeras que habían entrado al Ministerio para plantear nuestra demanda: el reconocimiento de los títulos.

Ese 31 a la mañana, aquel mediodía bajo ese sol, con todo el fragor de lucha de Octubre, pusimos el cuerpo en movimiento y vivimos la alegría cuando las compañeras bajaron del ministerio a anunciar que habíamos conseguido lo que habíamos ido a buscar e incluso algo más. Porque también conseguimos palpar que éramos capaces de dar ese gran paso, de que lo habíamos podido conseguir con organización y lucha, y que un factor importantísimo era el acompañamiento de las organizaciones, gremios y toda la comunidad que sintió que debía estar ahí, porque era y es, una causa justa: luchar para que el saber no pueda ser lujo. Era el primer paso para seguir avanzando por nuestros sueños.

Para nosotrxs el 31 marca una victoria que reivindica la organización desde los territorios y la construcción de poder popular, que reivindica el poder de cambiar lo que deba ser cambiado para que realmente sea como lo soñamos. El 31 enseñó que pensar y hacer un imposible ya no es imposible, y que somos capaces de construir la educación que queremos en el Territorio Nuevo.

Seguimos abriendo caminos para que este primer paso se convierta en la oficialización del Bachillerato Popular y el reconocimiento de las Escuelas de Gestión Social.

¡La educación del territorio nuevo se construye entre todxs!
¡Saber no puede ser lujo!
#BachilleratoPopular
#ProyectoRevuelta